Diferencias entre barniz de exterior y protector de exterior

Las maderas son atacadas por la humedad, los rayos ultravioletas, los insectos xilófagos, carcomas, termitas y hongos. Por eso es tan importante proteger la madera con un barniz y protector de exterior. Aunque ambos productos tienen la misma función, hay diferencias entre el protector de exterior y el barniz.

¿Qué diferencias hay entre el protector de exterior y el barniz?

1. Barniz: recubre la superficie de la madera con una película rígida que protege la madera de los agentes ambientales. El tacto que queda al aplicar el barniz es liso y resulta muy fácil de limpiar. El principal inconveniente del barniz es que, cuando se deteriora, comienza a agrietarse o escamarse y es necesario un lijado intenso antes de volver a aplicar el barniz.

Existen varios tipos de barniz que pueden usarse para el exterior:

  • Barniz sintético. Es muy resistente a todas las condiciones. Los barnices sintéticos son más difíciles de aplicar que los acrílicos, ya que son más espesos, tardan más en secar y desprenden un fuerte olor. Se pueden encontrar transparentes o con diferentes tonos color madera, en acabado mate, satinado o brillante.
  • Barniz acrílico. Es un material a base de resinas acrílicas. Su característica más importante es que, con el paso del tiempo, no amarillea y permanece con la misma tonalidad. Además, reduce las emisiones de disolventes a la atmósfera, mejora la elasticidad y la resistencia a las variaciones térmicas. Se pueden encontrar transparentes o con diferentes tonos color madera, en acabado mate, satinado o brillante.
  • Barniz marino. Estos barnices pueden ser acrílicos, de poliuretano o de tipo epoxi (dos componentes). Suelen ser barnices muy duros y con alto brillo. Debido a su gran resistencia se emplean para barnizar maderas de barcos.

2. Protectores de exterior: hay muchos protectores para madera que protegen de la humedad y de los rayos ultravioletas. Estos, a diferencia de los barnices, penetran dentro de la madera sin formar capa, dejando un acabado de poro abierto que facilita la salida de vapor de agua de la misma. Estos protectores son de película flexible, por tanto, dilatan y contraen con la madera. Dejan respirar la madera y no se cuartean, ni escaman. Ofrecen un acabado más natural que los barnices. Además, son más fáciles de renovar, ya que sólo necesita un lijado suave antes de aplicar el nuevo protector.

Los protectores se dividen en dos grandes grupos, los acrílicos y los sintéticos. Además, los podemos encontrar transparentes, de colores o con tonos madera, con acabado mate, satinado o brillante. Antes de aplicar cualquier barniz o protector es recomendable dar un fondo protector. El fondo protector protege la madera de la carcoma, la termita y los hongos. Para más información, te dejamos este vídeo que te explica cómo proteger la madera en exterior.

Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.