Consejos de aplicación del Lasur

Humedad. Si la madera es nueva, se recomienda que la humedad no sobrepase el 18-20%, para asegurarnos que la madera no se raja. Este nivel de humedad es muy superior que permite el barniz, lo que nos permite trabajar con maderas mucho mas jóvenes que con éste. Esto lo permite el equilibrio hídrico que permite el lasur gracias a que deja el poro abierto y la madera puede “respirar”. Al contrario de lo que se cree de forma generalizada, la mejor opción para maderas tropicales no es el aceite, lo que no quiere decir que no sea una opción aceptable. Pero la aplicación de lasures nos permite conseguir un acabado mejor y mucho mas durable, consiguiendo alargar la belleza de estas maderas. Si la superficie a trata va a estar expuesta a sol directo de forma continua debemos asegurarnos de aplicar lasures que protejan de la radiación UV (ultravioleta). Los lasures con color amplían las propiedades de resistencia UV de la madera. También podemos aplicarlo en barcos y otras embarcaciones siempre y cuando la zona donde se aplique no este en contacto permanente con el agua. Además se trata de un producto muy apropiado para proteger maderas que estén cerca del mar, como en una casa en la playa. Gracias a la flexibilidad de las resinas que lo componen hará que la madera sea mas resistente a la acción constante del viento, el sol y la erosión de las partículas de sal y arena. No obstante, no debemos olvidad que precisamente por la acción de la erosión producida por las partículas de arena y sal en movimiento tendremos que acortar un poco los ciclos de mantenimiento. Aun teniendo esto en cuenta, se trata de un producto muy apropiado para estas situaciones.