Cómo impermeabilizar la madera de exterior

La radiación UV proveniente del sol y el agua van a ser los dos factores que más van a afectar la durabilidad de nuestras maderas colocadas a la intemperie, ya sean tarimas, vallas, pérgolas,….

Prácticamente hoy en día casi todos los lasures de calidad presentan en su formulación filtros UV que minimizan el efecto de la radiación solar y hacen que nuestra madera se mantenga protegida durante varios años, manteniendo sus características.

¿Pero qué pasa con la humedad?

En zonas no excesivamente expuestas a la humedad o en climas poco lluviosos la acción del agua no afectará en demasía a nuestros elementos de madera, pero en zonas con clima de elevadas precipitaciones o maderas altamente expuestas a la humedad como pueden ser las tarimas que rodean a una piscina o las cubiertas de los barcos, la acción del agua va a hacer que nuestra madera se degrade mucho más rápidamente que en zonas secas.

Para proteger nuestra madera de la acción degradante del agua existen en el mercado diferentes productos, dentro de los cuales destacaremos el ACEITE DE TEKA y los LASURES HIDRÓFUGOS o HIDROREPELENTES.

El ACEITE DE TEKA /TECA es un producto formulado a base de aceites naturales (generalmente aceite de linaza) y otros compuestos sintéticos. Una vez aplicado, va a aplicar una capa hidrorepelente sobre la madera que impedirá que ésta se degrade por la acción del agua. 

Pese a estar especialmente indicado para la aplicación sobre maderas tropicales (Ipe, Inoko, Teca,…), puede ser aplicado sobre cualquier tipo de madera.

La principal ventaja es que su alta impermeabilidad y su resistencia a la abrasión lo hace un producto especialmente indicado para zonas transitables: tarimas que rodean piscinas o fuentes ornamentales, cubiertas de barco,…

Como inconvenientes fundamentales podemos encontrar su largo tiempo de secado entre capas (3-5 h) y el secado final (24h), así como, la tendencia a oscurecer la madera al ser aplicado. Pero si tenemos tiempo para aplicarlo bien y no nos importa en demasía el color vamos a obtener una protección difícilmente superable frente al agua.

Los LASURES HIDRÓFUGOS, especialmente los de última generación incorporan a su formulación aditivos repelentes al agua, que pese a ser un acabado a poro abierto, evitará que el agua penetre en el interior de la madera.

Su amplia gama de colores, dejando siempre a la vista el veteado natural de la madera, hacen de ellos un producto estéticamente muy agradable que a su vez va a proteger nuestra madera de la acción del agua.

Además su rapidez de secado (15-20 minutos) y facilidad de aplicación le confieren cierta ventaja frente a otros productos similares.

Como conclusión, a la hora de elegir entre un aceite de teka o un lasur hidrófugo, podemos tener en cuenta las siguientes características de cada uno:

  • ACEITE DE TECA
    • Producto económico
    • Excelente impermeabilidad y resistencia a la abrasión
    • Especialmente indicado para maderas tropicales (poco porosas)
    • Largo tiempo de secado
    • Repintado anual
    • Oscurecimiento de la madera, no tiene gama de colores.
    • Ideal para tarimas transitables y cubiertas de barco
  • LASUR HIDRÓFUGO
    • Producto más caro que el aceite de teka
    • Excelente impermeabilidad pero menor resistencia a la abrasión.
    • Indicado para maderas blandas (porosas): pino, abeto,…
    • Rápido secado y fácil aplicación.
    • Amplia gama de colores manteniendo el veteado original de la madera.
    • Gran calidad en el acabado final.
    • Repintado cada 2-3 años, dependiendo las condiciones.
    • Ideal para tarimas, pérgolas, muebles de exterior, casas de madera,…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *